GASTRONOMÍA Y SALUD

Tener un conocimiento importante sobre las habilidades culinarias, pueden lograr aumentar la confianza en prepararnos una buena comida eligiendo los elementos, aumentando su variedad, adaptándolo a nuestras necesidades.

Esto nos brinda una relación directa con la salud. Una persona necesita más de 40 nutrientes distintos para mantener un equilibrio en la salud y ningún alimento ni producto alimentario cubre el 100% de las necesidades, por lo que se hace importante una buena combinación y variedad.

La alimentación industrializada de alto consumismo en los últimos tiempos, ha eliminado importantes aspectos saludables para nuestro organismo.

Para llevar una dieta saludable es importante prestar atención a la planificación de un menú variado y completo.

Los trastornos de la conducta alimentaria, engloban varias enfermedades crónicas y progresivas ocasionando una amplia gama de síntomas que favorecen la alteración de la imagen corporal provocando trastornos alimentarios severos en gran cantidad de personas.

En los últimos treinta años, ha ido en aumento el surgimiento de estos trastornos sobre todo en adolescentes. De los cuales las mujeres padecen en un porcentaje cada vez más elevado de anorexia nerviosa y entre el 1 y 3 porciento de bulimia.

Generalmente, el inicio de estos trastornos de conducta alimentaria aparece entre los 14 y 20 años.

Hay determinados factores que pueden ser los causantes:

  • Factores biológicos: algunos estudios indican que los neurotransmisores predisponen a algunas personas a sufrir de ansiedad de exageración perfeccionista aparejando comportamientos obsesivos y compulsivos.
  • Factores psicológicos: las personas que tienen trastornos alimentarios, suelen tener carencia realista tanto de ellos mismos como de los demás. No tienen sentido de identidad y tratan de tomar control desde el aspecto físico.
  • Factores familiares: las personas con núcleos familiar sobreprotector o disfuncional se vuelve ineficaz para resolver los problemas desarrollando este tipo de trastornos. Los niños aprenden a ocultar sus sentimientos, desarrollan miedo, inseguridad duda, etc.
  • Factores sociales: los medio de comunicación establecen también una presión sumamente nociva asociando lo bueno con la belleza física tomando la imperfección física como una situación más que desagradable y las personas que no son delgadas y atractivas, son asociadas al fracaso. De esta manera, logran desarrollar determinado tipo de comportamientos con su dieta en forma compulsiva ya que sabe la persona que es algo dañino para su salud pero aun así lo realiza. Esto provoca:
    • Disminución del peso en forma abrupta
    • No compartir comidas
    • Contar las calorías de los alimentos y pesarse continuamente
    • Cambios en el carácter
    • Verse gordo todo el tiempo sin notar diferencia alguna
    • Encerrarse en el baño después de comer sin que haya una causa que lo justifique
    • Realizar ejercicios en forma obsesiva

Cundo se produce una excesiva ingesta de alimentos, aparece automáticamente, una baja de ánimo obligando a una restricción alimentaria que a su vez provoca una nueva necesidad de comer. De esta manera, disminuye la ansiedad, mejora el ánimo, pero el individuo reconoce que no ha comido correctamente, siente culpa y establece un circuito continuo de inestabilidad emocional perturbadora. A esto se le llama trastorno por atracón.

Bulimia

Las personas que sufren de bulimia, experimentan ataques desesperados de comida que se continúan con ayunos o vómitos para contrarrestar lo hecho abusar de laxantes, caen en sentimiento de ira depresión, ansiedad e imposibilidad de mantener el control.

Las personas que padecen esta enfermedad, sufren de estos episodios hasta quince veces por semana. Intervienen factores biológicos, psicológicos y sociales, de dos tipos: la bulimia purgativa después de los atracones se exagera el uso de laxantes, diuréticos o se produce el vomito. La bulimia no purgativa, para contrarrestar los atracones, se hace ejercicio en exceso, inclusive ayuno.

Los factores principales a que obedecen esta problemática, son la ansiedad, la falta de autoestima, la equivocación en cuanto a los valores intrínsecos de la personalidad, los cuales se reflejan en la alteración de la imagen corporal.

Las consecuencias de la conducta bulímica son: amenorrea, malformaciones en los dedos, problemas dentales y maxilofaciales, pérdida de cabello, arritmia con la consecuente peligrosidad del infarto, perforación esofágica, pancreatitis, entre otros.

Anorexia

En el caso de la anorexia, la pérdida de peso es elevada, debido a dietas sumamente estrictas y conductas purgativas, presentando una alteración de la imagen corporal.

Existen dos tipos, anorexia restrictiva, el enfermo apenas come y en muchos casos realiza ejercicios en exceso y anorexia purgativa, utiliza métodos purgativos extremos después de haber ingerido cantidades ínfimas de comida.

Siente miedo, su cuerpo no recibe energía pues rechaza los hidratos de carbono, abusa de laxantes y trata de tapar su accionar en forma constante con mentiras.

Vigorexia:

La vigorexia es un trastorno que se caracteriza por la obsesión por el físico. Se presenta exagerando la actividad física, deporte o inclusive ingesta compulsiva para subir de peso por creer que se está demasiado delgado.

Implica una adicción a la actividad física, principalmente la musculación, tienen una dieta poco equilibrada, en la cantidad de proteínas y carbohidratos que consume, se manifiesta un exceso lo que ocasiona alteraciones metabólicas importantes, ingesta de esteroides que provocan cambio de humor y diarreas constantes.

Megarexia

Este trastorno es opuesto a la anorexia, las personas en este caso son obesas no perciben su realidad no realizan dieta, comen comida chatarra, surgen de distorsión de la percepción de la realidad, cayendo en un estado de desnutrición que llega a afectar su cerebro pro la falta de nutrientes. Consideran que el exceso de peso es sinónimo de vitalidad y se nutren esencialmente de carbohidratos, frituras, grasas, etc.

Permarexia

Son las personas obsesionadas con el sobrepeso, viven haciendo dietas de bajo contenido calórico, no consumen productos saludables ni equilibrados, no llegan a los extremos de provocar vomito ni tomar laxantes pero provocan descompensaciones orgánicas. Las consecuencias de este trastorno, son: el mal funcionamiento de la glándula tiroides, que acelerada provoca hipertiroidismo, trayendo hipoglucemia, trastornos digestivos desembocantes de ulceras gástricas estreñimiento por falta de proteínas, minerales e hidratos de carbono.

Ebriorexia

Consiste este trastorno en dejar de comer para compensar las calorías recibidas después de altos consumos de alcohol, los porcentajes más elevados se dan en personas entre 18 y 30 años sumados a otras conductas dañinas como atracones, profundizando la adicción al alcohol y llegando en casi todos los casos a la anorexia o bulimia.

Sufren deterioros físicos, hinchazón de la cara (efecto claro de inducción del vómito), pierden el cabello, tienen problemas dentales, debilidad corporal mal aspecto de la piel aislamiento social, agresividad perdidas de conciencia temporales que provocan daños cognitivos deterioro neuronal, dificultad en la concentración, perdida de la capacidad de estudio problemas para tomar decisiones, daños en los órganos vitales, enfermedades crónicas y problemas gastrointestinales.

Ortorexia

Es el trastorno en que la persona come alimentos que considera saludables pero que no lo son.

Diabulimia:

El enfermo de bulimia es diabético y manipula la medicación, conforme a sus conveniencias con sus correspondientes complicaciones que pueden llevar hasta la muerte.

Hiperfagia:

Se excede en la alimentación después de haber sentido satisfacción por haberse alimentado adecuadamente.

Los trastornos en general, son problemas causados por la ansiedad y excesiva preocupación por el aspecto físico.

Es intrínsecamente el significado echarle la culpa a la comida de una situación no superada y que desborda en el campo físico.

Se somete a la idea la sugestión lo domina y actúa en forma totalmente irracional.

Es cierto que no solo es un factor el causante de estos tipos de trastornos, coexisten también causas familiares socioculturales determinantes siendo en algunos casos considerados agentes que conllevan el problema hacia la vulnerabilidad de la persona.

En realidad no afectan solo a la manera de comer ya que desde un comienzo hay problemas de percepción que cronifican el trastorno.

En resumen una persona está dispuesta o se siente vulnerable a la aparición de estos problemas como resultado de una combinación de diferentes factores: personales, de pubertad temprana, de obesidad previa, no se acepta como persona, siente falta de autonomía, poco desarrollo de las actividades sociales, dificultades en la expresión, demasiado autocontrol, dependencia afectiva, inseguridad, excesivamente dependiente de las influencias del entorno.

El rechazo social, es un factor altamente conflictivo que predispone la aparición de la enfermedad.

El rechazo se caracteriza por una profunda ignorancia en cuanto al tema alimenticio, y la discriminación y el rechazo se manifiestan por una ignorancia personal y una falta de conocimiento real de la problemática del otro.

Trastornos Alimenticios:

Se denomina así a la enfermedad causada por la ansiedad y por una preocupación excesiva por el peso corporal y el aspecto físico, relacionada con la alteración de los hábitos alimenticios comunes.

Generalmente estos tipos de trastornos, más allá de los síntomas que encierra cada uno en especial, son acompañados por un marcado aislamiento de la persona, excesivo cansancio, sueño, irritabilidad, agresión (sobre todo hacia personas conocidas y miembros de la familia), vergüenza, culpa y depresión, registrándose un trastorno en la identidad a partir de la nominación de la enfermedad.

Factores Predisponentes:

No es posible mencionar un único factor como causa de la aparición de un trastorno de la alimentación, por lo general, este tipo de trastornos alimentarios no afectan únicamente a la manera de comer, sino que, en realidad, se desarrollan como resultado de problemas en la percepción y en la forma en que una persona se ve a sí misma y en relación con su mundo. Por lo que el trastorno puede estar definido por:

  • Factores personales:
    • Pubertad temprana
    • Problemas de obesidad previa
    • Carácter
    • Personalidad, tendencias depresivas y trastornos de ansiedad
    • Elección de aficiones y carreras
  • Factores familiares:
    • Antecedentes de obesidad o desordenes alimenticios
    • Abuso sexual
    • Sobrevaloración de la imagen corporal
  • Factores socioculturales
    • Concepto de belleza
    • Discriminación y rechazo social
    • Medios de comunicación y manipulación
Prevención o detección precoz

Los recaudos a tomar en cuenta son:

  • Enseñar a los niños a tener conductas saludables, sobre todo en lo referido a la alimentación y el ejercicio.
  • Mejorar la autoestima mediante la propia aceptación del cuerpo y el rechazo a los estereotipos poco saludables que establecen los medios.
  • Evitar presionar a los niños, intentar comprenderlos y conversar con ellos sobre los eventuales problemas que puedan suscitarse. Permitir la independencia del joven, pero con la debida supervisión.
  • Vigilar a las personas en población de riesgo en cuanto a sus conductas alimenticias, pero sin ejercer control excesivo.
  • Educarse sobre el metabolismo humano a fin de comprender cuáles son los hábitos alimenticios correctos, y educar también a los niños.
  • En caso de obesidad, acudir al nutricionista: nunca emprender una dieta sin supervisión médica.
  • Comer en familia, y hacerlo en lo posible en los horarios establecidos y sin prisas. No saltear comidas, y no castigar a los niños mediante la prohibición de alimentarse.
  • Educarse y educar a la familia sobre los trastornos alimentarios, y en caso de que alguien presente síntomas relacionados con un trastorno de este tipo, acudir al especialista.
Ayuda hacia el enfermo:

En caso de contar con una persona con este tipo de trastornos lo importante es poder brindarle el apoyo suficiente para encontrar sus propios valores, ideales y objetivos sin dejarse influir por el entorno. Fomentar su independencia y autoestima se vuelve necesario y por supuesto encarar un tratamiento que abarque la parte Psicológica, para orientarlo a conseguir cambios duraderos en los pensamientos distorsionados y las emociones negativas relacionados con el peso, la silueta y el tamaño corporal en su sistema de valores para construir o recuperar una identidad que ayude a la persona a sentirse bien consigo misma, para no tener que recurrir al control/descontrol alimentario frente a los retos y problemas que le plantea la vida, tratamiento nutricional, para conseguir hábitos saludables de alimentación y advertir sobre el peligro de seguir dietas innecesarias y dietas que, aunque puedan ser justificadas, no estén prescritas y controladas por un profesional sanitario competente y un tratamiento farmacológico en caso de ser necesario, si por ejemplo, se ha generado una sintomatología asociada, como depresión, ansiedad o impulsividad.

NUTRICION

La nutrición es principalmente el aprovechamiento de los nutrientes. Es el proceso biológico en el que los organismos asimilan los alimentos y los líquidos necesarios para el funcionamiento, el crecimiento y el mantenimiento de sus funciones vitales. La nutrición también es el estudio de la relación que existe entre los alimentos y la salud, especialmente en la determinación de una dieta, estudia todos los procesos bioquímicos y fisiológicos que suceden en el organismo para la asimilación del alimento y su transformación en energía y diversas sustancias. Lo que también implica el estudio sobre el efecto de los nutrientes sobre la salud y enfermedad de las personas.

, LA ENERGÍA Y LOS COLORES EN LOS ALIMENTOS

A menudo oímos hablar de la energía que contienen los Alimentos, de sus mezclas positivas y negativas, de sus propiedades curativas, pero en los mismos Alimentos hay algo más que proteínas, minerales y vitaminas, que son los COLORES y las FORMAS.

Cada Alimento, así como los platos que los contienen y los cubiertos con los que los comemos, tienen una longitud de onda particular y una carga eléctrica o magnética que los caracteriza, e incluso el corte o la forma, así como la cocción, influyen tanto en su sabor como en sus particularidades. Así por ejemplo se determina como tomar un café con leche en un vaso no tiene el mismo gusto que una taza, lo mismo si lo tomamos con una cuchara dentro de la taza o no. Incluso, es muy común observar a los cocineros que, ante una misma receta, el resultado, en cuanto al gusto es distinto. Incluso el mismo chef podrá realizar un mismo plato y el gusto podria variar acorde a factores imperceptibles pero determinantes, por ejemplo su temperamento eléctrico o magnético lo que influirá en la carga y longitud de onda de sus platos y cubiertos.

De la misma manera funcionan las plantas y alimentos, donde sus propiedades curativas están más relacionadas con su longitud de onda que con sus componentes alimenticios.

Refiriéndonos específicamente a los colores de los alimentos, su longitud de onda incide directamente en ellos y en los utensilios de cocina, que suman o restan sus propiedades, así pues, dependiendo de la longitud de onda que ostenten los materiales químicos y el formato físico que presenten, los Alimentos tendrán un sabor u otro.

VIOLETA:

En los utensilios, el color violeta apresura el proceso de putrefacción de las comidas, también incide en avejentar el sabor y el olor de los alimentos.

En los Alimentos, por el contrario, el color violeta es una buena señal, especialmente en las verduras, los rábanos, la remolacha, las cebollas, y colores de color violeta, estas son ricas en magnetismo y en sales minerales, no agradan a todas las personas porque sus sabores son intensos y demasiados aromáticos, cuando no picantes, pero están especialmente indicadas para: El bocio, la hipotiroides y en caso de deficiencia de las sales minerales: yodo, potasio y calcio.

AZUL:

No es muy frecuente en los utensilios, pero tampoco es desagradable, su longitud de onda es magnética y suaviza el sabor de los Alimentos, dependiendo de su intensidad es capaz de quitar buena parte del olor y el sabor de los mismos. De cualquier forma y a falta de Alimentos azules es recomendable una vajilla azul para las personas que sufren enfermedades contagiosas.

En los Alimentos fuera de algunos tipos de algas o postres, no existen alimentos de este color, quizás porque la naturaleza, sabia en su economía alimentaría, sabe que los colores violetas y azul intenso resultan algo nauseabundos a los comensales.

VERDE:

En los utensilios, el color verde, a pesar de ser el más abundante en la naturaleza, no es habitual, su longitud de onda es magnética y al igual que el violeta y el azul no resulta demasiado agradable a la vista. No olvidemos que la putrefacción de muchas frutas y carnes se dan en estos tonos.

La esencia está a menudo reñida con el continente, quizás por ello las verduras sean tan atractivas para muchos comensales, el color verde en los Alimentos es fuente de salud, de vida regenerativa y crecimiento.Su magnetismo estimula el corazón, al organismo en general y al cerebro. En carnes y en cereales, el color verde no es muy apetecible y si tóxico, sin embargo en pequeñas dosis resulta un magnifico antibiótico.

AMARILLO:

El color amarillo está, habitualmente en nuestros platos y cubiertos, ya que su longitud de onda eléctrica es vital y agradable.

Un color amarillo intenso puede resultar irritante e incidir en la calidad de los Alimentos, haciéndolos demasiado eléctricos a nuestro paladar, mientras que el color amarillo pálido, solo les da un toque de exotismo y aumenta sus gustos sin ofender nuestra sensibilidad.

En los Alimentos resulta también atractivo. Su equilibrado punto eléctrico les hace magníficos depuradores, y buenos fijadores de las propiedades alimenticias.

De cualquier forma, no es bueno abusar de ellos, ya que su electricidad cuando se convierte en sobrecarga, los hace demasiados amargos, ácidos, ardientes, capaces de lastimar las papilas gustativas, mucosas y padecimientos del estomago, por ejemplo: La piña, el limón, y el plátano no son una buena muestra.

NARANJA:

En los utensilios, aunque resulte algo chocante para la vista, es habitual en los platos y cubiertos, su longitud de onda es eléctrica y penetrante, lo que aumenta el sabor de los alimentos.

A veces se corre el riesgo de exagerar la sazón de las comidas muy condimentadas. Este factor no hace recomendable utilizar los utensilios de color naranja para los platos fuertes.

Las personas con deficiencias hepáticas, no asimilan muy bien los Alimentos de color naranja, este color se presenta principalmente en las frutas y tiene virtudes rejuvenecedoras.

También puede aparecer mezclado con el color amarillo en ciertas grasas, tanto animales, como vegetales, aunque aumenta el sabor de otros alimentos, su digestión no es muy recomendable, entre otras cosas porque su penetrante electricidad mina la resistencia del estomago, excita la sensación del hambre y bloquea los conductos sanguíneos.

ROJO:

Como todos los colores cálidos, el rojo es muy habitual entre nuestros utensilios de cocina, es uno de los mas favoritos de la gente, esto se debe a que la electricidad de color rojo excita el sabor y el apetito, y sin pasarse de tono nunca llega a ser tan irritante como el amarillo, el verde-amarillo, o el naranja a pesar de su violenta apariencia.

Además no hay que olvidar que la dieta de los humanos, se ha basado en la sangre durante miles de años y por ello los utensilios rojos nos animan al festín de la comida.

De cualquier forma, abusar de este color en los utensilios de comida nos puede hacer más agresivos de lo común.

En los alimentos desde el color rosa hasta el color salmón, pasado por las distintas gamas de rojo, los Alimentos que ostentan dichos tonos son los más atractivos para el ser humano.

La electricidad de estos colores se complementa muy bien, tanto con nuestro organismo como con nuestros ritos atractivos, la caza y la pesca están vestidos de este color y el sabor de la victoria vibra en la misma longitud de onda.

El color rojo sigue siendo el Alimento más ingerido en el mundo, sin embargo, a medida que avanza la civilización y aumenta la conciencia espiritual, el color rojo se torna más violento, es decir, que a pesar de las bondades vitalistas de color rojo, los Alimentos rojos, cada vez producen más nervios y tensiones que satisfacción Alimenticia.

MARRÓN:

El marrón en todas sus gamas, es el color más utilizado en los utensilios de cocina, como, las maderas con los colores beige, crema, caoba, etc , conformando un espectro de equilibrio electromagnético con los alimentos, todos saben mejor si están guisados, cortados y servidos, con utensilios de este color.

Las carnes son más suaves, las frutas más frescas y las verduras más vivas con este color, solo los peces y los mariscos se le resisten un poco.

La longitud de onda de color marrón liga con todo, porque es la representación de la tierra misma, base equilibradora de todas nuestras energías, sigue siendo un color atractivo y agradable en los Alimentos, pero puede producir ciertos vicios, el cacao y el café son clara muestra de ello, el marrón, como color cálido, es excitante, pero la excitación que produce es tan agradable, que provoca habito y puede llegar a ser muy irritante por eso, su uso es recomendable solo de vez en cuando.

Los alimentos de este color son afrodisíacos, estimulantes, y mantienen abierto el apetito.

EL GRIS:

El uso del acero, ha hecho muy común este color en los utensilios, su longitud de onda tan magnética como penetrante equilibra y aviva el sabor de ciertos Alimentos.

Es capaz de mantener la tensión superficial de muchos líquidos, el hierro utilizado antes de la aparición del acero, tenía propiedades muy parecidas pero se convertía en un agente nocivo al oxidarse.

El color gris tiene la capacidad de equilibrar la energía, pero no es superior al color marrón.

En los Alimentos, no animales, este color no aparece de forma natural, entre otras cosas, porque puede ser toxico.

Los adelantos químicos han logrado crear ciertos dulces de repostería de color gris, y al menos psicotónicamente no son nada recomendables porque el color gris en forma de Alimento entorpece el equilibrio energético interno, por esta razón algunos estudiosos piensan que el color gris puede ser nocivo, incluso cuando se utiliza en utensilios de cocina.

BLANCO:

El blanco es un color comodín, que se adecua a todas las longitudes de ondas cuando es utilizado como un utensilio.

Su uso estará muy extendido y es mejor cuando se mezcla con un poco de marrón en los alimentos.

Es de gran utilidad porque su longitud de onda electromagnética es capaz de depurar todo tipo de canales energéticos y orgánicos.

El ajo, la cebolla, el pan , la leche, Etc, son clara muestra de ello, pero el abuso del color blanco en la dieta es capaz de obstruirlo todo, especialmente cuando va acompañado como los huevos, de colores amarillentos.

Los alimentos blancos refinados no son mejores, pero se pueden abusar mas de ellos en la etapa de crecimiento.

De cualquier manera los alimentos blancos suelen ser muy completos, muy nutritivos, incluyendo las vísceras, los mariscos, y los pescados de carne blanca.

NEGRO:

Cada vez, es más habitual el color negro en los utensilios de cocina, ha dejado de ser un color negativo, para convertirse en un color estético, el único problema que presenta es que su longitud de onda, absorbe algunas propiedades de los Alimentos quitándoles sustancias, a pesar de dejar intacto su sabor.

En los Alimentos puede haber algunos hongos y ciertos Alimentos demasiado tostados, pero no existen Alimentos negros, la ingestión de estos aunque a ciertas personas le resulten repugnantes, son especialmente indicados para paliar problemas de nerviosos, ya que el color negro tiene una energía electromagnética capaz de absorber la energía desequilibrada que encuentra a su alrededor.

EL MATERIAL DE LOS UTENSILIOS

Los utensilios los utilizamos para cortar y cocinar dependiendo del material que estén hechos, también puede influir en las características eléctricas de los Alimentos

EL ORO:

Es un estupendo conductor eléctrico, y como tal tiene todo tipo de propiedades, mejora la calidad energética de los Alimentos, los efectos del color dorado son como los del color amarillo, pero el oro como material supera con creces los problemas del color amarillo, los cubiertos dorados y los filos de oro en los vasos y en los platos pueden ser problemáticos para los alimentos si no son verdaderamente de oro, eso si, tanto el oro como el color dorado, se llevan fatal con todo lo cocinado en el microondas ya que sus longitudes de ondas son incompatibles, los cubiertos de oro no están al alcance de todos pero es un mal remedio acudir a lo dorado para sustituirlo.

LA PLATA:

La plata no es tan virtuoso como el oro pero su energía magnética tiene buenas propiedades absorbentes y reparadoras, puede mejorar considerablemente los Alimentos, por otra parte, al ser más humilde que el oro, sus substitutos no presentan demasiados problemas en nuestra dieta, es mejor por supuesto utilizar cubiertos de plata que sucedáneos.

EL ACERO:

El color gris y el acero van estrechamente ligados el aspecto frío y violento del acero tiene sus detractores, pero su capacidad para equilibrar y modificar la longitud de onda de los Alimentos le permite disponer de muchos más seguidores.

EL COBRE:

A pesar de su color amarronado, el cobre solo sirve para ciertos Alimentos, ya que posee una esencia demasiado verde, como para ser un buen compañero. Lo que comemos, algunas mezclas y amalgamas, alteran su longitud de onda, permitiéndole incorporarse a nuestros utensilios con más éxito

LA MADERA:

La madera es uno de los materiales más adecuados para servir, cortar y contener nuestros Alimentos, ya que, respeta la longitud de onda de ellos, a la vez que potencia sus cualidades y absorbe sus defectos.

EL BARRO:

Es un potenciador de las virtudes de los Alimentos, es un mejorador de los sabores. En sí, el barro merecería ser el Rey de los recipientes, al ser quien mejor expresa la energía TELÚRICA de nuestro planeta, porque su longitud de onda infrarroja parece ser, la que más se adecua a nuestras necesidades Alimenticias.

El PAPEL:

Hijo de la madera, aunque tratado químicamente es un recipiente insulso, y poco cooperador para las virtudes de los Alimentos, a veces los respeta, pero casi nunca los mejora. Existen ciertos tipos de papel de origen natural que son más Alimenticios que las comidas que contienen.

EL PLÁSTICO:

Es uno de los materiales menos positivos y más usados en nuestros días. La trasformaciones que sufre el petróleo hasta convertirse en recipiente o cubierto, le despojan de casi todas sus virtudes energéticas.

El problema del plástico, es que mantiene demasiada energía eléctrica estática, y pervierte la calidad y las virtudes de los Alimentos que contiene.

Nos hemos acostumbrado a este material, pero la verdad es que el plástico desmerece cualquier Alimento, es capaz de mantener el calor o el frío, pero es incapaz de mantener las propiedades.

CERÁMICA:

Este material es el segundo después del barro, es capaz de mejorar todo lo que corta, sirve, cuece o contiene, especialmente si su color se encuentra en la gama de los marrones, su longitud de onda es más acorde con las microondas que con los infrarrojos, pero es capaz de mejorar y potenciar todo tipo de energía de los Alimentos.

El VIDRIO:

Es un buen recipiente, aunque depende mucho de su color y composición para incluir en él, los alimentos.

Si contiene plomo, es decir, si es cristal, da mejor sabor a las cosas, y más que potenciar, conserva y respeta el proceso que cada Alimento tiene en si mismo porque su longitud de onda es aislante.

EL CORCHO:

Aunque poco explotado y desarrollado, el corcho, junto con el cristal es un gran conservador de las virtudes de los Alimentos, tiene además, la vibración del color marrón, que le ayuda a equilibrar las propiedades de lo que contiene