Sociedad Comunidad

El termino sociedad designa a un tipo de agrupación de individuos  que se produce tanto entre los humanos como en algunos tipos de animales. En ambos casos, la relación que se establece entre los individuos va más allá de la transmisión genética e implica cierto grado de comunicación y cooperación.
Suele utilizarse indistintamente para referirse a comunidades de animales (hormigas, abejas, topos, primates, etc) y de seres humanos. La diferencia esencial existente entre las sociedades animales y las humanas es, más allá de su complejidad, la presencia de cultura como rasgo distintivo de toda sociedad humana, aunque se ha observado en el estudio de determinadas especies, la transmisión e incluso la innovación de rasgos que han sido caratulados como culturales, es el caso por ejemplo de los chimpancés.
No debe confundirse cultura y sociedad ya que si bien son términos comúnmente utilizados como sinónimos, son muy distintos: la sociedad hace referencia a la agrupación de personas, mientras que la cultura hace referencia a toda su producción y actividad transmitida de generación en generación a lo largo de la historia, incluyendo costumbres, lenguas, creencias y religiones, arte, ciencia, etc.

Relaciones sociales
El concepto de relaciones sociales es quizás uno de los más antiguos de la Historia ya que tiene que ver con la posibilidad del ser humano de relacionarse de modos muy distintos con otros seres semejantes. A diferencia de lo que sucede con los animales, las relaciones sociales no son solamente cuestiones instintivas o causadas por necesidades biológicas si no que en muchos sentidos han evolucionado muy profundamente para convertirse incluso en algo nuevo y distinto, mucho más complejo.
Dentro de una comunidad podemos encontrar relaciones de todo tipo que van desde las más primarias, por ejemplo, las relaciones familiares que surgen desde el momento que uno nace o las relaciones de amor que se establecen entre dos personas que deciden formar una pareja, hasta las más complejas, como es el caso de las relaciones laborales en las cuales por lo general siempre está presente la idea de diferencia, jerarquía, superioridad e inferioridad, etc.

 

AMISTAD
La amistad en su acepción más simple, podría definirse como una relación afectiva entre dos o más personas. Es una de las relaciones interpersonales más comunes que la mayoría de las personas tienen en la vida. Se da en distintas etapas, y en diferentes grados de importancia y trascendencia. La amistad nace cuando las personas encuentran inquietudes y sentimientos comunes. Hay amistades que nacen a los pocos minutos de relacionarse y otras que tardan años en hacerlo.
Este tipo de relación no está sujeta solamente a darse entre seres humanos, puede haber relaciones amistosas donde interviene una persona y otro tipo de personalidad o de una forma animal. También se puede dar la amistad incluso entre dos o más animales de especies distintas.
Tenemos que distinguir entre amigos verdaderos y amistades superficiales, compañerismo o relaciones ocasionales.  Por costumbre se tiende a llamar amistad a relaciones unidas por determinada simpatía o compatibilidad con cosas o situaciones. De esto también se desprenden distintos “niveles” de amistad acorde a la mayor o menor cantidad de cosas que tienen en común.
Son relaciones en las que se puede obtener determinada diversión, pasar momentos muy agradables pero, es una situación muy alejada del verdadero sentido de la amistad. 
La esencia principal de la amistad, radica en los valores que son el cimiento de las relaciones duraderas, porque una amistad sobrepasa con mucho la superficialidad. El resto siempre queda en lo anecdótico, la broma, el buen momento ó pasivamente en disposición para lo que se ofrezca.

La amistad verdadera
La amistad verdadera ha pasado a convertirse en un tema utópico en este mundo globalizado, de relaciones basadas en la inmediatez y la superficialidad, donde las personas cada vez son más  incapaces de poner de lado sus intereses y construir realmente un vínculo de amistad duradero y sólido.
La verdadera amistad no se mide por cosas afines entre los individuos que la componen. Si bien eso pudo haber sido el disparador del comienzo de la relación, la verdadera amistad, trasciende esos límites y comienza a darse con el paso del tiempo, con el conocimiento del otro y con el seguir sintiendo a pesar de sus diferencias, ese amor de amigo. Es una conexión que no mide  cantidad de gustos en común, pueden tener diferencias en gustos musicales, en comidas, en recreación incluso en estilos de vida o maneras en las que afrontar las distintas situaciones de la vida. La verdadera amistad, perdura más allá de esas diferencias porque hay una conexión mucho más profunda, que tiene que ver con el compartir valores, con la lealtad, la sinceridad, la atención, el respeto, el cuidado y cariño, el desear lo mejor para ese mejor amigo, en estar siempre en todo momento. La persona que tiene una verdadera amistad nunca se sienten solo, sabe que en los mejores y peores momentos va a estar acompañado de su amigo, porque sabe que aunque quizás no esté físicamente presente, su amistad trasciende las distancias.

Es por eso que, la presencia física no es condición indispensable para la amistad. Lo importante es tener esa “conexión” con la otra persona que te acerque a ella incluso estando a kilómetros de distancia.
Los verdaderos amigos, siempre nos ayudarán a superarnos y a vivir mejor, porque el interés está puesto en la persona, no en sus pertenencias, posición ó lo divertido, que puede ser. La confianza, el consejo oportuno, constituyen muestras claras de un gran aprecio, compromiso y de responsabilidad.

Las relaciones con los mejores amigos, al ser buenas y verdaderas, transmiten confianza en uno mismo, sentimientos de gratitud, aumentan la autoestima y fortalecen la personalidad. Relacionarnos con los demás y tener verdaderos amigos es muy positivo para crecer y desarrollarnos como personas.

Se dice que la auténtica amistad lleva implícito una serie de características:
-Confianza, sinceridad y lealtad. La amistad ha de ser fiel, confiar en aquel al que llamamos amigo y saber que se puede contar con él. Ha de ser sincera y debe existir confianza para que cada uno se muestre con naturalidad,  sin miedo a no ser aceptados y sin tratar de impresionar.

- Interés por el amigo. Debe existir un verdadero interés por nuestro amigo, preocuparnos por sus asuntos, compartirlos y aconsejarle cuando así lo requiera la ocasión. Estar interesados en el bienestar del otro y en todo aquello que le preocupa o le interesa. 

- Sacrificio. La amistad supone sacrificios, porque supone entrega y esfuerzo por compartir y dar. 
- Generosidad. Debemos ser generosos a la hora de compartir, no centrarnos sólo en las cosas materiales sino también en los sentimientos o en todo aquello que se espere de nosotros.

- Respeto. Respetar la forma de pensar y de ser de nuestro amigo y permitirle ser él mismo, aceptándolo tal y como es, sin condiciones.

Ser un "mejor amigo", no es un objetivo para buscar el reconocimiento ó alimentar nuestra vanidad humana, es simplemente una forma de elevar la calidad de las relaciones humanas, poniendo siempre nuestro ejemplo en todas las actividades que hagamos en el futuro

FAMILIA:
Desde que nacen, los seres humanos viven rodeados de muchas personas. El primer grupo humano al que pertenecen es la familia. La familia es la célula básica de la sociedad, en la cual los seres humanos adquieren los primeros rasgos para el desarrollo del carácter y de la identidad personal, así como los hábitos y los valores que determinarán, en un inicio, su pensamiento y su desarrollo social. Está formado por un grupo de personas, que tienen un proyecto de vida en común.
La principal función de la familia, es crear el marco necesario para favorecer el crecimiento de sus miembros, conteniendo las ansiedades que se crean en el ambiente familiar. Otro de los factores más importantes de la familia, es la posibilidad de establecer una comunicación con otros seres, fenómeno que le permitirá, luego, adaptarse a la sociedad en la que viven otros individuos

FUNCIONES BÁSICAS DE LA FAMILIA:

•    Constituir el lugar de privacidad humana, es decir el lugar donde la persona puede gozar de intimidad y de una cierta autonomía. Dando un paso más las familias se presentan como el mejor ámbito para las relaciones humanas.
•    Transmitir valores y costumbres a los hijos. La lengua, el modo de vestir, las estrategias para el trabajo, la manera de pensar y de analizar la historia, los modos de aprender y de relacionarse con otras personas, son todas herencias que se transmiten en familia.
•    La familia es la encargada de propiciar que los niños se desarrollen como miembros de una nación y de un grupo social, con un sentido de pertenencia, con capacidad de entender y respetar la cultura de su grupo y de su país.
•    La familia ayuda a construir la imagen personal de cada niño, con habilidades, conocimientos, preferencias y carácter propios.
•    Ayuda a resolver nuestras necesidades de protección, compañía, alimento y cuidado de la salud.
•    Función económica: se realiza a través de la convivencia en un hogar común y la administración de la economía doméstica. Para el cumplimiento de esta función resulta central la variada gama de actividades que se realizan en el hogar, dirigidas al mantenimiento de la familia, cuyo aporte es esencial para asegurar la existencia física y desarrollo de sus miembros.

Situaciones que afectan el concepto de familia

  • Fuertes descensos de la natalidad
  • El incremento de la fecundidad fuera del matrimonio
  • La utilización de método anticonceptivos y retraso en el nacimiento del primer hijo
  • Retraso en el abandono del hogar por parte de los hijos
  • Aumento de las uniones libres 
  • Aumento de las rupturas de matrimonios.
  • La ruptura con la tradicional visión con las responsabilidades familiares, conyugales y parentales
  • La exaltación del deseo de libertad y de realización personal, que entra en conflicto con cualquier tipo de compromiso a medio o largo plazo, el individualismo y racionalidad instrumental

Consecuencias
Como consecuencias de lo expuesto anteriormente, se da en las sociedades actuales la ruptura o el alejamiento con el verdadero concepto de la familia, el olvido de que la familia es el primer grupo a donde cada individuo pertenece, donde se crea ese sentido de pertenencia donde comienza a formarse la persona, es el lugar de trasmisión los valores, de apoyo y contención. Llevando así al individualismo,  a la falta de compromiso real, potenciando y empeorando esta situación generación tras generación

Concepto de familia moderna

La historia demuestra que el concepto de familia ha cambiado a lo largo del tiempo. De todas formas, se puede decir que si bien ha habido cambios importantes en la definición de la familia moderna, el núcleo familiar aún sigue siendo la unidad social más común de un sistema social.
Algunos cambios se dieron a consecuencia al rol de la mujer en la sociedad y su ingreso al mundo del trabajo, esto supuso cambios en la organización familiar, hoy en día son muchas familias en las que el pilar fundamental de ingresos lo tiene la mujer y es el hombre el encargado del hogar.
La diversidad sexual también se viene incorporando en el concepto de familia moderna, viéndose de forma más frecuente y aceptada en las sociedades modernas, a matrimonios de homosexuales por ejemplo, conformando familias.
Otro hecho significativo de la familia moderna tiene que ver con matrimonios conformados por segunda vez, las comúnmente denominadas familias ensambladas. Es decir, matrimonios de personas que se separan de sus antiguas parejas y vuelven a contraer matrimonio y a formar una nueva familia, conservando relaciones con su familia anterior o integrándola en la nueva familia.
Otro fenómeno de la familia actual tiene que ver con parejas que no contraen matrimonio pero conviven por mucho tiempo y tienen hijos.

En conclusión, cualquiera sea su composición, la familia es una fuente irremplazable de satisfacción, ella entrega comprensión, afecto, solidaridad y compañía. Es el pilar afectivo, el que aporta la decisiva fase para que los individuos tengan una actitud positiva y constructiva con respecto al mundo. Es un núcleo fundamental para la sociedad y a su vez el reflejo existente de ella.

RELACIONES CIRCUNSTANCIALES:
Las salidas casuales a menudo caracterizan a una relación que no es demasiado seria y que no requiere ni implica un compromiso.
 En este tipo de relación, no se requiere de un compromiso, y por lo tanto, los que participan suelen ser libres de ver a otras personas al mismo tiempo.
 Las personas que participan en una relación casual, el nivel de seriedad es mucho menor. Las dos personas no suelen contarse todo y aunque pueden hablar todos los días, lo más probable es que no lo hagan. Las relaciones casuales varían entre las parejas. Algunas parejas que están saliendo casualmente pueden verse todos los días de cada semana, mientras que otros pueden dejar pasar un mes o más sin verse ni hablar.
Una gran cantidad de personas que se involucran en relaciones casuales, lo hacen por el simple gusto de hacerlo. Esto les permite tener a alguien con quien salir y pasar el rato, sin necesidad de tener un compromiso. Esto permite que las personas puedan ser amigos sin ser nada más. Estar en una relación seria también implica diversión, pero más orientada a parejas. Las personas que se encuentran en este tipo de relación pueden encontrar pasatiempos que disfruten hacer juntos y que les brinden a cada uno, la oportunidad de pasar un buen rato.

PAREJA
Una relación de pareja es un nexo de amor que surge entre dos personas. Tiene distintas etapas cuando evoluciona en positivo. El enamoramiento, la etapa del noviazgo y la consolidación de la historia.
Una definición general de pareja puede ser: dos personas procedentes de familias distintas, que deciden vincularse afectivamente para compartir un proyecto común, lo que incluye apoyarse y ofrecerse cosas importantes mutuamente, en un espacio propio que excluye a otros pero que interactúan con el entorno social.
El elemento fundamental de esta definición, es “Compartir un proyecto”, esto supone antes que nada compartir expectativas de futuro conjuntas; este es el ingrediente que consolida a una pareja y la distingue de una relación temporéna.
En definitiva la pareja es una de las relaciones más intensas en las que involucran los seres humanos, después de sus propias familias de origen, es una unidad de gran complejidad, en donde dos personas con sus propias historias de vida se unen aportando un enorme potencial de pensamientos, emociones y acciones, que no solo interactúan entre sí en el presente, sino que sus propios pasados los influyen e impactan en la construcción de su proyecto de futuro. 

Aspectos básicos para una buena relación en pareja
•    Comunicación sana y positiva en la pareja
•    Sinceridad y honestidad
•    Generar espacios propios y compartidos
•    Ser compañeros
•    Proyectos de futuro

Etapas de la relación de pareja
Se puede distinguir, en términos generales, cuatro momentos en una relación de pareja, que se corresponde con el ciclo de vida de la misma y claro está con el de sus miembros.
 La primera etapa o se inicia cuando  los miembros empiezan a tener fantasías de construir una relación de pareja estable, que poco a poco se va concretizando con la exploración conjunta de los “sueños” de cada uno en la etapa de noviazgo. Este es un momento muy importante en la historia de cualquier pareja, en el se empieza a dibujar o hacer las primeras pinceladas del proyecto conjunto, los sueños, las fantasías, y los buenos deseos suelen describir este momento inicial.  La duración de esta etapa no puede definirse pero se sabe que no puede ser ni muy corta, ni muy larga: puede suceder que un noviazgo muy corto no permita desarrollar el proyecto, como uno excesivamente largo  va poco a poco desgastando las ideas iníciales.
En segundo lugar, está el momento de consolidación de la pareja, este implica fundamentalmente la asunción del compromiso mutuo y su formalización. La cual puede darse en bodas, la inscripción como parejas de hecho o simplemente vivir juntos. Estos rituales le otorgan a la pareja una cierta experiencia de arraigo y pertenencia. En esta etapa, los sueños se transforman en realidades, se da un delicado proceso de “adaptación” que puede poner en riesgo la estabilidad de la pareja. La pareja ideal, deja de ser aquella con la que soñamos en la etapa de noviazgo, para ser una realidad de carne y hueso, que se acuesta y despierta a mi lado. Las habilidades de negociación, de flexibilidad, y de empatía son particularmente importantes en este momento. 
La llegada de los hijos es un tercer momento substancial en el clico de la pareja. En este momento es frecuente que las parejas se vuelquen en los hijos, dejando en un segundo lugar las necesidades conyugales y de vida de pareja. Y aunque este es un movimiento necesario, si resulta excesivo puede tener consecuencias problemáticas para los hijos y para la propia pareja. Es importante recordar que para ser padres, no es conveniente dejar de ser pareja. El crecimiento de los hijos marcará positiva o negativamente el desarrollo de la pareja. 
La pareja madura, marcada por la marcha de casa de los hijos, que da lugar al famoso síndrome del “nido vacío” es un nuevo momento crítico para la pareja. En el cual se impone renegociar tanto el vínculo como el proyecto en curso. Para muchas parejas no es fácil volverse a encontrar cara a cara, después de haber estado volcados en los hijos tanto tiempo. En esta etapa son muy frecuentes las separaciones o divorcios. 

Por último, esta la vejez que cierra el círculo vital de la pareja. Es una etapa donde la pérdida es una experiencia frecuente. En todo caso, en este momento la pareja anciana debe afrontar la inversión de los roles con los hijos, lo cual no siempre es fácil. 
Todos estos son aspectos básicos y comunes a las parejas, pero siempre van a haber aspectos que conciernen a cada persona y a cada pareja que las hace únicas. Lo más importante es sentirse bien con quien uno comparte su vida, poder confiar en el otro, contar con su apoyo y que éste sea un sentimiento recíproco.

COMUNIDADES
Una comunidad es un grupo de seres humanos que tienen ciertos elementos en común. Por lo general, en una comunidad se crea una identidad común, que genera una diferenciación con el resto no integrante del mismo, que es compartida y elaborada entre sus integrantes y socializada. Suele crearse bajo la necesidad o meta de un objetivo en común, aunque no es  algo necesario, basta una identidad común para conformar una comunidad sin la necesidad de un objetivo específico. También se llama comunidad a un conjunto de animales (o de cualquier otro tipo de vida) que comparten ciertos elementos.

DISCRIMINACION
En su acepción más coloquial, el término discriminación se refiere al acto de hacer una distinción o segregación que atenta contra la igualdad.
Discriminación Negativa
La llamada discriminación negativa es una forma de violencia pasiva, convirtiéndose, a veces, este ataque en una agresión física. Quienes discriminan designan un trato diferencial o inferior en cuanto a los derechos y las consideraciones sociales de las personas, organizaciones y estados. Hacen esta diferenciación porque tienen una visión distorsionada de la esencia del hombre y se atribuyen a sí mismos características o virtudes que los ubican un escalón más arriba que ciertos grupos. Desde esa "altura" pueden juzgar al resto de los individuos por cualidades que no hacen a la esencia de estos.
Los afectados en la mayoría de los casos son los individuos pertenecientes a las denominadas minorías. Estas minorías son pequeños grupos dentro de una sociedad. Hay veces que estos grupos no son pequeños pero aún así son rechazados.

  • Formas de discriminación
  • Discriminación por género: En este tipo de flagelo predominan principalmente como víctimas las mujeres, homosexuales, lesbianas, bisexuales o transgéneros, y puede ocasionar distintos problemas psíquicos y somatizaciones.
  • Discriminación por origen étnico: 
  • Discriminación por discapacidad
  • Discriminación por orientación sexual
  • Discriminación por especie: discriminación moral basada en la diferencia de especie animal.
  • Discriminación por lateralidad: En esta parte, el ejemplo más claro es la discriminación de los diestros hacia los zurdos, dado que en muchas culturas y religiones consideran a la mano izquierda como «la mano del demonio» 

Discriminación por embarazo

Discriminación positiva
La discriminación positiva o acción afirmativa, es el término que se da a una acción que, pretende establecer políticas que dan a un determinado grupo social, étnico, minoritario o que históricamente haya sufrido discriminación a causa de injusticias sociales, un trato preferencial en el acceso o distribución de ciertos recursos o servicios así como acceso a determinados bienes, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de grupos desfavorecidos, y compensarlos por los prejuicios o la discriminación de la que fueron víctimas en el pasado.
Hace referencia a aquellas actuaciones dirigidas a reducir o, idealmente, eliminar las prácticas discriminatorias en contra de sectores históricamente excluidos como por ejemplo, las mujeres o algunos grupos étnicos, preferencias sexuales o raciales. Se pretende entonces aumentar la representación de éstos, a través de un tratamiento preferencial para los mismos y de mecanismos de selección expresamente encaminados a estos propósitos. Así, se produce una selección “sesgada” basada, precisamente, en los caracteres que motivan o, mejor, que tradicionalmente han motivado la discriminación. Es decir, que se utilizan instrumentos de discriminación inversa que se pretende operen como un mecanismo de compensación a favor de dichos grupos.
Esta nueva concepción de la discriminación en reparo de la discriminación negativa ha traído grandes críticas y controversias, si bien muchas personas e instituciones están de acuerdo con el mecanismo, hay muchos que lo rechazan ya que no toman el tema principal que es la erradicación de la discriminación negativa sino que partiendo de la aceptación de que existe una discriminción, intentan establecer un paliativo llamado discriminación positiva.

Sectores y castas
El sistema de castas es una manera particular de estratificación social al que se pertenece solamente a través del nacimiento y se caracteriza por tener un sistema sólido, rígido e inmóvil.
Es un sistema utilizado en la cultura hinduista, implantado en su sistema de valores y filosofía e inexplicable fuera de este contexto. Resulta ser lo contrario a la estratificación de clases sociales, ya que este último es un sistema que se encuentra abierto y móvil.
El sistema de castas, es un sistema social en el que el estatus personal se adjudica de por vida, por tanto en las sociedades organizadas por castas los diferentes estratos son cerrados y el individuo debe permanecer en el estrato social en el que nació.
Las características que diferencian los distintos estratos sociales son: la raza, la religión, etc. que por accidente adquiera al nacer y con lo cuál no puede cambiar.
Las sociedades de castas pueden verse como sociedad de clase en la que se adquiere clase social con el nacimiento. Los sistemas de castas rechazan las relaciones estrechas con miembros de otras castas.
Esa «pureza» de castas suele mantenerse mediante regla de endogamia, el matrimonio debe ser entre personas del mismo grupo social.

Clase social
Clase social es una forma de estratificación social en la cual un grupo de individuos comparten una característica común que los vincula social o económicamente, sea por su función productiva o "social", poder adquisitivo o "económico" o por la posición dentro de la burocracia en una organización destinada a tales fines. Estos vínculos pueden generar o ser generados por intereses u objetivos que se consideren comunes y que refuercen la solidaridad interpersonal. La formación de un sistema de clases depende del hecho de que sus funciones sociales sean, independientemente de la existencia de una vinculación orgánica, mutuamente dependientes a un marco social mayor.
La adscripción a determinada clase de un individuo se determina básicamente por criterios económicos, a diferencia de lo que sucede en otros tipos de estratificación social, basados en castas y estamentos, donde el criterio básico de adscripción en principio no es económico (aunque la adscripción a un determinado grupo pueda conllevar secundariamente condicionantes económicos).
1.    Generalmente, para el conjunto de individuos que configura una clase existen unos intereses comunes, o una estrategia social maximizadora de su poder político y bienestar social. En ciertos casos, un cierto número de individuos se desentiende de los intereses de su clase social.
2.    Las condiciones económicas que conllevan la adscripción a una u otra clase generalmente están determinadas por el nacimiento y herencia familiar. Así en la mayoría de las sociedades los hijos de las clases desfavorecidas a lo largo de su vida seguirán formando parte de las clases desfavorecidas, y los hijos de las clases más acomodadas tienen mayor probabilidad de ser parte durante el resto de su vida de la clase acomodada.
El conjunto de las clases sociales y sus relaciones, forman un sistema de clases que es típico de las sociedades industriales modernas.
La clase social a la que pertenece un individuo determina sus oportunidades, y se define por aspectos que no se limitan a la situación económica. También proveen al mismo de ciertas pautas de comportamiento habituales: los gustos, el lenguaje y las opiniones. Incluso las creencias éticas y religiosas suelen corresponderse con las de un estatus social que deviene de una posición socioeconómica compartida por similares hábitos de consumo y cierta vida en común.
Un sistema de clases es por tanto, una jerarquización colectiva, donde el criterio de pertenencia lo determina la relación del individuo con la actividad económica, y principalmente, su lugar respecto de los medios de producción y dicha condición puede estar estrechamente correlacionada con la herencia familiar, la diferencia radical que existe con el sistema de castas, es que si bien en una clase social se adquiere generalmente por herencia, el individuo tienen la posibilidad de ir cambiando su estatus e incluso relacionarse con otros individuos de diferentes clases sociales.