Todo Animales

El animal de compañía, denominado también mascota, es un animal doméstico cuyo propósito en la vida es brindar algo más allá de un acompañamiento para quien lo adquiere. No implica un beneficio económico ni alimenticio sino un beneficio y disfrute personal.

Los animales de compañía son seleccionados por su comportamiento y adaptabilidad, y por su interacción con los humanos. Está comprobado que poseer un animal de compañía puede traer beneficios a la salud, ya que, entre otras cosas, evita la depresión y hace sentir útil a su poseedor, generando así una actitud positiva  a través de su relación con una mascota. Son muy beneficiosos en personas con problemas de tipo psicológico o físico. Los más populares son el perro y el gato.

Entre sus características principales se encuentra la de ser amigables, la mayoría de estos animales se convierten en domésticos si la persona con la que conviven les enseña buenos modales en la convivencia diaria, siempre y cuando la naturaleza del animal lo permita. Son adaptables al ambiente, siempre que el grupo, familia o sociedad a la que se adhiera, le brinde todo lo necesario para su desarrollo.

En adaptabilidad y comportamiento, se dice que los perros, como animales de compañía, superan a la mayoría. Su adaptabilidad ha ayudado al hombre en diversos ámbitos sociales, culturales y recreativos, como en su uso terapéutico en hospitales, como guías de personas ciegas, como apoyo policial, y en complicados rescates de personas.

En un principio, se comenzó a utilizar a los animales con propósitos alimenticios, pero tiempo después se descubrió que podían ser utilizados como herramientas de caza o compañeros de caza, adoptando un valor más productivo como tales que como alimento. Los animales fueron constantemente relacionados con la identidad de las diferentes clases sociales en la historia, ya que la capacidad económica permitía poseer valuadas y exóticas especies de animales y plantas.

El origen de la domesticación de animales es inexacto, pero se cree que comenzó cuando el ser humano se dio cuenta de que necesitaba establecer lazos entre él y la naturaleza para su supervivencia y desarrollo. Se estima que los perros, una de las primeras especies animales domesticadas, han sido criados como animales de compañía por alrededor de 10.000 años. Los gatos, en cambio, comenzaron a ser domesticados en Egipto alrededor del año 3500 a. C.

SALUD Y BENEFICIOS

Efectos en la salud animal

Poseer una mascota es frecuentemente traducido como una adquisición de responsabilidades en la que se le debe brindar al animal todo lo necesario para su correcto desarrollo. Para el cuidado de un animal de compañía se necesita una correcta alimentación y un constante cuidado que le evite algunas enfermedades, además de cuidado médico y la imitación de su ambiente natural.

Efectos en la salud humana

Efectos positivos

El poseer un animal como animal de compañía puede traer efectos positivos en la salud humana, como por ejemplo, el descenso de la presión arterial alta y de los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre son efectos físicos positivos, como así también,  efectos relajantes, tan sólo acariciarlos. Por otro lado, l[]a interacción social con ellos, ha demostrado una respuesta positiva al estrés mental, la depresión y los sentimientos de soledad, desembocando en un efecto placebo, que mejora la salud del poseedor.

Su presencia constante hace que las personas se sientan más confiadas, seguras y protegidas. Su compañía también estimula el contacto físico y la comunicación; casi todos los dueños le hablan a su mascota y la conversación resulta más relajante debido a una sencilla razón: los animales no juzgan a las personas.

Mucho se ha hablado de todo lo que una mascota te puede ofrecer con su compañía, y es bien sabido también que son animales fieles hasta el final y pueden compartir momentos con cualquier edad del ser humano, ya sea desde niños para la enseñanza del respeto a los animales, hasta la tercera edad donde la compañía es de gran importancia para nuestros adultos mayores

Incrementan la autoestima: los cuidados y atenciones que demandan las mascotas reducen los tiempos de ocio, hacen que la persona se sienta útil y generan una estrecha relación entre humano y animal, en la que ambos intercambian cariño y emociones. Son una constante fuente de motivación para su dueño.

Los niños aprenden: la convivencia con las mascotas contribuye a que los niños aprendan valores positivos como el respeto hacia los animales y la vida, la amistad y el amor, crea sentido de responsabilidad y promueve la comunicación entre padres e hijos. Las mascotas pueden enseñar a los niños a amar. Una mascota desarrolla en el niño la sensación de ser siempre aceptado y querido.

Estudios han demostrado que los niños que tuvieron perros durante su primer año de vida tuvieron 31 por ciento menos infecciones del tracto respiratorio que aquellos que vivían sin perro. Estos niños también tuvieron menos infecciones de oído –44 por ciento menos que aquellos en un hogar sin perro– y necesitaron menos antibióticos. Los gatos también demostraron beneficios, aunque no con la misma fuerza.

El estudio consistió de 397 niños en Finlandia que fueron seguidos por los investigadores desde su nacimiento hasta que cumplieron un año. Las familias reportaron cuanto contacto ellos tenían con un perro o gato a la semana. Los niños se beneficiaron más con perros que pasaban menos de seis horas, tenían menos riesgo de problemas respiratorios. Los autores piensan que esto se debe a que los perros arrastran mugre, lo que expone a los niños a diferentes tipos de bacterias, lo que puede fortalecer el sistema inmune.

Mejoran el humor: Son una fuente de alegría y diversión para toda la familia, y con su compañía  enseñan a disfrutar de las cosas sencillas de la vida.

Estimulan el contacto social: tener una mascota es una buena manera de establecer contactos sociales más positivos, conociendo a otras personas con quienes compartir anécdotas y experiencias sobre ella, ampliando así el círculo de amistades.

Ayudan a estar en forma: los perros necesitan caminar y hacer ejercicio diariamente. Compartir con la mascota y disfrutar de esta actividad hace que tanto ella como su dueño se mantengan saludables.

Favorecen la recuperación de las enfermedades: se ha demostrado que aquellas personas que poseen mascotas se recuperan más rápido de enfermedades como infartos y de cirugías, que aquellas que no las poseen. Recientes estudios en el Japón muestran que las personas que sufren enfermedades crónicas y poseen animales de compañía (ya sea que estas tengan pelo, plumas o escamas) parecen tener corazones más saludables que quienes viven sin un animal de compañía.

En los resultados publicados en American Journal of Cardiology, los investigadores que estudiaron a casi 200 personas hallaron que quienes poseían un animal de compañía contaban con una mayor variabilidad de ritmo cardíaco que aquellos sin un animal en el hogar (una variabilidad reducida se relaciona con un riesgo mayor de morir por un problema cardíaco); lo que significa que sus corazones responden mejor a las exigencias de cambios corporales, como bombear más rápido durante situaciones de estrés

Apoyan a personas discapacitadas: particularmente los perros, pueden convertirse en los ojos, los oídos y las piernas de muchas personas que padecen ciertos impedimentos físicos.

Nos hacen más humanos: los cuidados y el amor hacia los animales nos hacen demostrar mayor empatía y actitudes positivas hacia ellos, y así aprendemos a actuar de la misma manera con las personas.

Liberan del estrés: los estudios llevados a cabo sobre personas que poseen mascotas y otras que no tienen, muestran que el primer grupo tiene estados de ánimo más alto y periodos menores de depresión.

Efectos negativos en la salud

Entre los efectos negativos en la salud por causa de un animal de compañía se enumeran principalmente las respuestas respiratorias y cutáneas de alergias y asma. Otro posible riesgo es el ataque de la especie que se tiene como animal de compañía (mordidas, inyección de veneno, zarpazos, etc.). También se debe tener en cuenta el temor o fobia hacia determinada especie. Además, pueden adquirirse varias enfermedades por patógenos transmitidos a través del contacto animal, como la enfermedad por arañazo de gato, infecciones estomacales, la ornitosis adquirida por el contacto con algunas especies de aves y la salmonelosis.

ESPECIES DOMÉSTICAS

Las especies domésticas son aquellas especies de animales que se han adaptado a los factores ambientales en los que habitan (caseros), siendo innecesaria la reproducción exacta de las condiciones de su ambiente silvestre para su supervivencia en un ambiente hogareño. Los mamíferos y las aves son animales más domesticables por su gran adaptabilidad, a diferencia de algunos reptiles, que requieren un entorno en el que se imiten las condiciones de un desierto o una selva, o los peces de agua salada, que requieren que se imite un ecosistema marino.

Se reconocen distintas especies animales que pueden ser conservadas como animales de compañía; sin embargo, puede haber respuestas legales (dependiendo el país o estado) que involucren el tráfico de especies protegidas. Existen diferentes especies domésticas y salvajes que han sido adaptadas como animales de compañía.

ESPECIES SALVAJES

Las especies salvajes o exóticas son un conjunto de especies animales que requieren de una rigurosa imitación de las condiciones normales de su hábitat natural para su conservación en un ambiente hogareño o institucional. Entre las especies animales salvajes existen gran cantidad de animales que son adoptados por afición o por fines decorativos o emblemáticos, únicamente para el disfrute del poseedor y no exactamente como compañía, incluso más por razones de prestigio o de exhibición. Muchas instituciones (y no solamente las familias) poseen animales de compañía, y entre ellas los casos más comunes son clubes deportivos, cuarteles o unidades militares, cárceles, grupos de artistas, unidades policiales, organismos de gobierno o instituciones estatales (incluso las propias casas presidenciales, así como monarcas o presidentes constitucionales).

MASCOTAS INERTES

De manera similar a un animal de compañía se han desarrollado diferentes artículos de ocio, dispositivos electrónicos y software que imitan el comportamiento natural de un animal o su apariencia, pudiendo ser adoptados como un falso animal de compañía. Algunos juguetes de felpa o animales disecados pueden ser tratados como mascotas, hasta incluso robots humanoides.

Otros dispositivos en el mercado son específicamente diseñados para suplir un animal de compañía real; tal es el caso de Aibo, Furby, Zhu Zhu Pets, FurReal Friends y Pleo. Otros son programas computacionales que imitan las necesidades de un animal de compañía real, como Neopets, Tamagotchi y Nintendogs.

¿Cómo cuidar a una mascota?

odas las mascotas tienen cuidados distintos, dependiendo del tipo de animal que sea y de su raza. Ya sea un perrito, gato, iguana, hamster o peces, cada uno necesita distintas atenciones, por eso es bueno siempre consultar con un veterinario. Aquí van algunos datos que te pueden guiar.

A continuación enumeramos brevemente los cuidados generales que ellos requieren:

RESPETO Y CARIÑO

Las mascotas no son juguetes ni objetos. Son seres que sienten y sufren. Antes de  adquirir  una mascota piensa si puedes cuidarla durante toda sus años de vida.

PROTECCIÓN.

Dale un lugar seguro donde resguardarse del frio y calor.

ALIMENTACIÓN.

 Dale alimentación diaria y sana acorde a su necesidad. Siempre debe tener agua fresca y limpia. Lava sus platos diariamente.

LIMPIEZA.

Debes mantenerlo limpio, así como también  limpia el área donde habita.

SALUD.

Lleva a tu mascota al médico cuando observes que no actúa normal. Mantén su cuadro de vacunación, si lo requiere.

No le des remedios caseros ni medicina de humanos.

 

ESTERILIZACIÓN

Como sociedad, tenemos la responsabilidad de que los animales de compañía tengan una posibilidad real de encontrar un hogar con personas responsables, capaces de brindarles una vida digna; precisamente por esta razón debemos evitar el nacimiento de aquellos no deseados, que de lo contrario terminarán por ser sacrificados, maltratados o abandonados. Lleva a tu mascota a esterilizar.

EJERCICIO

Algunas mascotas necesitan ejercicio esto ayuda a gastar y canalizar sus energías.

ENTRENAMIENTO

Muchas mascotas pueden aprender si los educamos con amor, constancia y paciencia.

NO con gritos ni golpes. Las acciones premiadas las repiten: Dales un premio o palabras amables cuando hagan algo bueno. Dales un juguete adecuado para que se  mantengan ocupados cuando estén solos.

IDENTIFICACIÓN

Toda mascota debe portar una placa de identificación con su nombre y teléfono de su dueño, esta simple acción puede salvar su vida

CUIDADOS SEGÚN EL TIPO DE MASCOTA

PERROS

El perro es la mascota por excelencia. Se le considera un fiel y buen amigo. Sin embargo, cuando nos planteamos la posibilidad de adquirir uno, tenemos que tener presente que además de encontrar un compañero al que ofrecer y del que recibir cariño, alegría, respeto y complicidad, la decisión incluye un alto grado de compromiso. Su educación y comportamiento pasa a ser responsabilidad directa del dueño.

Comprar un perro a modo de capricho, pretexto o regalo sorpresa supone una grave equivocación si antes no se tenemos claro la responsabilidad que este animal requiere. Los impulsos incontrolados en un primer momento por conseguir un joven cachorro pueden generar graves problemas en el futuro.

Alimentación

El cachorro ha de permanecer con su madre al nacer un tiempo mínimo de 40 días, ya que durante ese periodo ella es su fuente de alimento, protección y educación.

En aquellos casos en los que las circunstancias impidan que la madre los amamante, se puede recurrir a otra perra, que hará las veces de nodriza. Por lo general, no tendrá problemas en aceptar al cachorro, y así se logra que su único alimento sea la leche materna. Esta leche es, sin duda, la más adecuada para transmitir los nutrientes necesarios y la inmunidad de defensa necesaria en al mundo exterior.

Siempre que sea posible, el tiempo de mamar se debe prolongar durante un mes o mes y medio. Dependerá del número de cachorros de la camada y de su tamaño. Una vez que van creciendo, la perra tiende a rechazarlos por el daño que sus pequeños dientes causan en la glándula mamaria.

El destete conviene realizarlo en fases, es decir, poco a poco. Primero se introducirá la leche especial para cachorros y las papillas de destete que ya existan en el mercado. Esto se realiza en los 20-25 primeros días de vida, aunque también depende del tamaño del cachorro, la producción láctea de la madre, e incluso de la raza. Las grandes toleran antes la ingestión de alimento sólido, pero en líneas generales, a los 50 días deben comenzar a comer alimento de cachorros como base de su alimentación, bien seco o remojado con leches maternizadas.

Muchos cachorros no precisan el empleo de leches especiales. Si la madre soporta bien la lactancia de toda la camada, conforme pasen los 30-35 primeros días, y dispongan de dientes y ganas de mordisquear, comenzarán a “robarle” a su madre bolitas de alimento (que deben ser también especiales de crecimiento para reponerse del gran desgaste que supone la gestación y lactancia).

La alimentación que a partir del destete le demos a nuestro cachorro debe ser formulada específicamente para él. No sirve hacer uso del alimento del perro adulto que ya había en casa o de la bolsa que el vecino nos regala porque su perro mayor está caprichoso.

Una buena alimentación en esta etapa marcará su crecimiento y su educación a la hora de alimentarse en años sucesivos.

Si a los niños se les altera el apetito con apenas una chuchería, también el perro dejará de querer comer su alimento e incluso de querer comer si le damos un trozo de jamón o una miga de pastel. Cualquier aporte extra en el alimento del cachorro debe ser prescrito por el veterinario o recomendado por el mismo.

Ventajas de proporcionar alimento de calidad a nuestro cachorro:

Los especialistas han conseguido a base de investigaciones desarrollar fórmulas completas y equilibradas creando alimentos de alta calidad y diferente gusto. Los perros son caprichosos a la hora de comer y, como nosotros, manifiestan sus preferencias. No todos los alimentos gustan por igual, aunque es fácil encontrar el que les guste. Ninguna marca homologada en el mercado es perjudicial para el perro, pero existen muchas diferencias entre unas y otras, ya que tanto la formulación como la composición determinan la calidad y el sabor. Así, estaremos hablando de alimento de ‘alta gama’ cuando se trate de:

- Alimentos de alta calidad (por ejemplo si es proteína animal, es de carne de pollo, cordero, pavo y no de subproductos animales o de cartílagos).

- Ofrezcan excelente digestibilidad.

- Favorezca la asimilación de los nutrientes.

- Su composición equilibre los porcentajes de grasa, proteína, fibra, calcio y fósforo.

Aunque no tienen que ser necesariamente los más caros del mercado hay que tener en cuenta que la calidad conlleva un precio. Con un alimento de alta gama el perro se asegurará una buena alimentación. Respecto al alimento corriente se baraja que el cachorro comerá en torno a 350 gramos al día. Por el contrario, un cachorro comerá entre 175 y 200 gramos diarios del alimento catalogado como gama alta.

ALIMENTOS PROHIBIDOS - ALIMENTOS PERMITIDOS

- Pan, galletas, tortas, golosinas en general.

- Papas - Grasas (frituras, cordero, capón, chancho y sus derivados.

- Alimento para perros

-Vacuno, aves sin hueso y pescado sin espinas.

- Arroz, sémola y huevo.

-Frutas y verduras

- Huesos sólo de vacuno o de entretención.

Cuidados Básicos

- Alimenta a tu perro adulto 1 o 2 veces al día y 4 si son cachorros.
- Siempre mantiene un plato limpio con abundante agua para cuando tenga sed.
- Sácalo a pasear con correa para que se ejercite.
- Dale un lugar abrigado para dormir.
- Mantiene a tu perro siempre con su correa con identificación, de manera que si sale a la calle sepan que tiene dueño.
- No tengas a tus animales en espacios reducidos, húmedos o amarrados durante muchas horas.
- Lleva periódicamente a tu mascota al veterinario. De esa manera tendrá al día sus vacunas y se detectarán enfermedades e infecciones.
- Hazle cariño y juega con él, que ambos lo pasaran muy bien.

GATOS

El gato es un animal de conducta felina: astuto, cazador, elegante y con un encanto muchas veces poco conocido. La raza o procedencia apenas influyen en su carácter. Siempre será independiente y poseerá un alto grado de curiosidad. Por ello, elegir un gato como mascota no se reduce a decidir la raza, es conveniente reconocer su comportamiento a nivel individual. De esta forma, podremos tener claras nuestras obligaciones y sabremos qué va a suponer el compartir nuestro hogar con él.

Hoy en día figura como uno de los mejores animales de compañía, sobre todo en la ciudad. Cómodos de tener, requieren únicamente el espacio de cualquier hogar. Son animales limpios y se adaptan a su dueño, ya se trate de una persona joven y solitaria, de un anciano que pasa muchas horas en casa, o de niños, siempre que se muestren cariñosos con ellos.

Alimentación

Una vez el gato ha sido destetado de su madre al mes y medio de vida, debe mantener una alimentación completa y equilibrada de alta calidad en los meses siguientes. Los gatos, a pesar de los tópicos, no deben ser alimentados con sobras de comida, pues en su dieta faltarían entonces los aminoácidos y las vitaminas.

Es fundamental que pasen por la etapa de mamar. Es un acto instintivo y les produce un cambio en el comportamiento, cuya falta será muy acusada en aquellos que no lo hacen. Éstos son gatos menos juguetones, más caprichosos con la comida y tienden a “mamar” objetos o nuestras manos constantemente. Están descritos, y se ha comprobado en numerosos casos en gatos criados por las personas con biberón, comportamientos de este tipo, e incluso pueden llegar a ser gatos más ariscos en el trato si no se les educa bien después.

Si un gato no pudiera ser amamantado por su madre, debemos obtener leche que sea lo más parecida a la materna, que no es la de vaca, bien en tiendas especializadas, en el veterinario, o, en su defecto, leche en polvo infantil un poquito más concentrada que como se les da a los bebés.

Los gatos tienen muy desarrollado su sistema olfativo, por lo que su comportamiento depende en gran medida de los olores. Se suele decir que son muy sibaritas. Si se habitúan desde pequeños a una alimentación, será difícil variarla en el futuro. En la naturaleza, los gatos, como son felinos y por tanto cazadores, ingieren comida sólida a las cuatro semanas de nacer, pero en su vida casera se puede retrasar hasta las seis semanas.

La consistencia de la comida también es importante. Fundamentalmente, debe ser seca. Se les puede dar comida de lata, más blanda, de vez en cuando o para administrar algún fármaco, pero no es aconsejable remojar el alimento o que lo tomen siempre húmedo. Los especialistas elaboran cada día alimentos más específicos para cada edad o estado fisiológico. Existen ya en el mercado variedades de alimento según la edad y también en función del tipo de gato: gatos castrados, hembras gestantes, gatos con dificultad en la defecación, gatos con algún problema dermatológico, gatos con apetito sensible o dificultad digestiva, gatos convalecientes o delgados, gatos muy chatos con dificultad de aprehensión del alimento, etc.

Cuidados Básicos

 Alimentarlo 3 veces al día.
-Manténle siempre un lugar para sus deposiciones como una caja con arena.
 Siempre debe llevar puesta su correa con identificación.
 Llévalo periódicamente al veterinario para que tenga sus vacunas al día y esté libre de infecciones. 

AVES

El cuidado de un pájaro suele ser por lo general bastante fácil, no obstante hay que tener claras una serie de atenciones para este tipo de animal, ya que si cae enfermo o está mal alimentado su curación es algo más complicada que la de un perro o un gato.

Lo principal es tener en claro que pese a que todos los pájaros tienen una serie de rasgos comunes en su cuidado, cada uno de ellos tiene unas características que los hace únicos. Además de seguir estos consejos, hay que tener en cuenta algunos otros específicos de la raza que tengas.

La alimentación: pilar de su salud

Una parte importante en la que habrá que extremar las precauciones será en la alimentación. Hay que facilitarle un alpiste adecuado para él. Cada ave necesita una alimentación determinada y unas semillas concretas, por lo que será recomendable que lo alimentéis con la bolsa específica para él, podréis encontrarlas en tiendas especializadas.

Además de esto añadid a la dieta algo de fruta, lechuga, espinacas o lombrices para que crezca sano y fuerte.

Plumaje, pico y uñas

Los cambios de muda de plumaje son habituales en aves, pero traen consigo una debilitación del animal, por lo que durante los meses de julio a septiembre será conveniente añadir una dieta rica en vitaminas y minerales y aplicar un poco de humedad (por ejemplo con un pulverizador) para que además de refrescarse, se puedan quitar más rápido ese plumaje que les sobra.

Se aconseja vigilar el estado de sus uñas y recortárselas usted mismo, es una tarea complicada, por lo que suele ser recomendable que la primera vez le pregunte a un veterinario cómo hacerlo. El cortar las uñas ayudará a que no sufra ningún accidente.

En menor medida, controlar el crecimiento del pico para evitar que crezca también en exceso.

La jaula y demás enseres

Tener una jaula adecuada para el animal es muy importante, ya que es donde pasará la mayor parte de su tiempo, por lo que tiene que ser un lugar donde se sienta a gusto en la medida de lo posible y donde se pueda mover con normalidad.

No necesitará que sea excesivamente grande, pero sí que sea adecuada a su tamaño y por supuesto que reciba gran cantidad de luz natural, para que no se sienta encerrado.

Es imprescindible limpiar semanalmente el suelo de la jaula, para retirar excrementos y restos de comida. También vigilar diariamente que tengan abundante comida y agua.

Instalar perchas, más de una, y si es posible un columpio. Esto es muy recomendable para el que pájaro pueda realizar ejercicio. Sobre todo en las patas.

ROEDORES

Lo mejor para estos animales es que su alojamiento sea un terrario, tanto para los ratones, hámsteres, jerbos o chinchillas. Debes ofrecerles espacio y refugios en abundancia, dependiendo de la cantidad de animales que convivan. Evita las jaulas o cajas, ya que por su misma naturaleza, tus roedores podrían mordisquearlas, comérselas y hasta escapar a través de los agujeros.

Una correcta ventilación de los terrarios es vital, sobre todo para estos animales, ya que de lo contrario el mal olor y la humedad provocados por las heces y la orina pueden causar reacciones alérgicas, problemas respiratorios, hongos y la propagación de bacterias.

El sustrato que va dentro de la jaula se puede conseguir en diferentes materiales. La mayoría de personas coloca periódico o papeles cortados, pero eventualmente, esto puede provocar problemas gástricos  en el caso que el animal se estrese y comience a comerse el mismo.

El sustrato más recomendable es el aserrín, pero este debe ser de tipo grueso y en viruta, ya que el fino suelta una cantidad elevada de polvillo, el cual les puede causar irritación de las vías respiratorias.

CÓMO DEBES ALIMENTARLOS

En el caso de los ratones, éstos son de hábitos omnívoros, pueden comer lo que encuentran, pero lo mejor es que les des alimentos combinados que contengan semillas, trigo y maíz, entre otros nutrientes, también puedes darles verduras y frutas esporádicamente.

“Muchas personas no toman en cuenta la alimentación de sus roedores, pero es importante que esta sea balanceada, hay muchos productos en el mercado que son completos y económicos como la ‘Ratonina’. Así también, si se quiere complementar su dieta, no hay problema en darle trocitos de frutas o verduras, como zanahoria, zapallo, lechuga, espinaca, manzana o plátano”, señala Canales.

Nunca le debes dar a tu roedor dulces o chocolates, así sea en poca cantidad, ya que son demasiado dañinos para su salud y podrían provocarle cólicos, diarreas y otros cuadros digestivos. También ten cuidado con los alimentos altos en grasas, ya que los roedores, sobre todo los hámsteres tienden a engordar fácilmente, debido a que su metabolismo es muy rápido.

PECES

El tamaño de nuestro acuario es fundamental.

Una de las primeras cosas que tenemos que tener en cuenta cuando tenemos peces en casa es que un acuario es un espacio cerrado. Deberemos adecuar el número de peces a la capacidad de nuestro acuario.

Asegurarse de que los peces se lleven bien entre ellos

No todos los peces se llevan bien entre ellos, los hay más vivos, más huidizos, más voraces, ¡los hay incluso que se comen otros peces! Si tenemos varias especies dentro de un mismo acuario, deberemos asegurarnos de que sean compatibles entre sí.

El agua siempre limpia.

Es fundamental que mantengamos el agua de nuestro acuario limpia. Para ello resulta indispensable instalar un filtro en nuestra pecera. Mantendrá el agua limpia de cualquier impureza.

¿Tienes pensado comprar peces tropicales?

Si nuestros peces son tropicales o de agua templada, deberemos comprar un calentador para mantener el agua a la temperatura correcta.

La iluminación es fundamental.

Será necesario que compres una luz para tu acuario, ya que no es aconsejable que la luz del sol incida directamente sobre la pecera. Podemos encontrar luces para acuarios en todas la tiendas de animales y se instalan muy fácilmente. No olvides que los peces también duermen, y deberás apagar la luz cuando llegue l hora de ir a la cama.

Introduce los peces en la pecera poco a poco.

Cuando hayas llenado tu pecera de agua, no introduzcas los peces de golpe. Mantén los filtros limpiando el agua durante por lo menos 24h y elimina el cloro que pueda contener. Es entonces cuando puedes empezar a meter a los peces en el agua. Hazlo poco a poco, aunque te lleve varios días.

No te olvides de alimentar a tus peces.

Tus peces comen, y dependen de ti para ello. No te olvides de ellos y dales de comer con regularidad. Cada especie comerá alimentos distintos a tiempos distintos, asegúrate de preguntar a tu veterinario qué comen tus peces y con qué regularidad lo hacen.

VETERINARIA

Se denomina veterinaria a la ciencia médica de prevenir, diagnosticar y curar las enfermedades de los animales domésticos, animales silvestres y animales de producción. En la actualidad se ocupa también de la inspección y del control sanitario de los alimentos, la prevención de zoonosis. El profesional que pone en práctica esta ciencia es llamado médico veterinario, veterinario o albéitar. El profesional capacitado para la enfermería veterinaria es llamado enfermero o técnico veterinario.

La ciencia veterinaria es tan antigua como la relación hombre/animal, pero ha crecido exponencialmente en los últimos años debido a la disponibilidad de los nuevos avances técnicos en el diagnóstico y en la terapia para muchas especies.

Medicina Veterinaria

Es la ciencia dedicada al estudio de la vida, la salud, las enfermedades y la muerte de los animales, e implica el arte de ejercer tal conocimiento técnico para el mantenimiento y recuperación de la salud, aplicándolo al diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades. La medicina veterinaria forma parte de las denominadas ciencias de la salud animal o ciencias veterinarias.

Médico veterinario

Para este título es necesario cursar la carrera de Medicina veterinaria. El médico veterinario es un profesional de la salud animal; es un médico.

El médico veterinario ya no se restringe al área de la salud animal; su campo es más amplio el estudio, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de los animales. Desempeña un notable papel en los sectores agroindustrial y ganadero. El veterinario recibe una adecuada formación en materia de producción y control sanitario de los alimentos de origen animal, frutas, verduras, hortalizas y setas destinados a consumo humano (son los llamados Inspectores de Sanidad), incluida la conservación de los mismos y toda la legislación referente. Se presta especial atención a programas de saneamiento ganadero, control de animales salvajes y de compañía y prevención y control de enfermedades de animales, especialmente de aquellas transmisibles al hombre.

El médico veterinario requiere de los enfermeros veterinarios para llevar a cabo tareas inherentes a la profesión, ya que son ellos los encargados de ejecutar las indicaciones médicas de la forma correcta para con los pacientes en tratamiento y generar la relación profesional con los propietarios de los pacientes.

El médico veterinario colabora con la medicina humana en la preparación de sueros y vacunas, nutriéndose mutuamente ambas profesiones. Es importante también la participación en el control del medio ambiente a fin de garantizar los equilibrios biológicos de la naturaleza y defendiendo la salud del hombre.

Existen países donde la ausencia de un médico humano en un radio de 300 Km. Obliga al médico veterinario a hacerse cargo de la salud de la población humana.

Entre las funciones que pueden realizar estos profesionales se pueden destacar las de observación, interpretación y diagnóstico de la patología de los animales, mejorar el rendimiento animal y la ganadería productiva, vigilar la fabricación y puesta en circulación de los productos alimenticios de origen animal destinados al consumo humano, analizar el comportamiento de los animales, la investigación, y la docencia.

Enfermero veterinario

Para este título es necesario cursar la carrera de Técnico de nivel Superior/Universitario en Veterinaria.

Su papel es fundamental para el desarrollo de la profesión; ya que sobre ellos recae la responsabilidad de asistir y apoyar los procedimientos médicos. También tienen como responsabilidad la educación de la ciudadanía respecto a temas propios de la profesión.

El Técnico Veterinario está en condiciones de aplicar medidas correctivas y terapéuticas, cuidado de pacientes a través de la práctica de enfermería, arsenaleria y apoyo en las intervenciones quirúrgicas.

El Técnico Veterinario también estará capacitado para ejercer en el área productiva, siendo calificado en el manejo y administración de centros productivos, capaz de controlar la nutrición y alimentación para favorecer los parámetros de producción de las especies de abasto, contribuyendo en el mantenimiento sanitario y reproductivo animal.

Finalmente, el Técnico Veterinario está preparado para prestar colaboración en el control de la higiene ambiental, control de plagas, inspección y control de alimentos.

Su función está limitada y controlada por un profesional médico.

Salud pública y Sanidad animal

La ciencia veterinaria ayuda a salvaguardar la salud humana mediante la vigilancia de la salud de los animales domésticos y de la fauna silvestre. Las zoonosis emergentes requieren conocimientos en epidemiología y control de enfermedades infecciosas que está particularmente presente en el enfoque de la ciencia veterinaria.

La salud pública veterinaria, tiene dos ejes prioritarios. Por un lado, la gestión de programas sanitarios encargados de asegurar la inocuidad alimentaria. Por otro lado, comprende el estudio de las zoonosis a través de sub-disciplinas como la medicina de la conservación. Basado en el hecho que el 60 % de las enfermedades animales son zoonosis y el 75% de ella poseen reservorios silvestres.

Engloba también el diagnóstico, el tratamiento y la prevención de las enfermedades de los animales de producción, el estudio epidemiológico de las enfermedades animales y zoonosis, así como el diseño de políticas sanitarias, el análisis de riesgo y la identificación del ganado. De la misma manera, comprende la tipificación y comercialización de productos de origen animal, el control del movimiento de los animales y del impacto ambiental de las producciones animales, y todos aquellos aspectos relacionados con la obtención de productos ganaderos destinados al consumo humano y la elaboración de alimentos destinados al consumo animal, así como todas aquellas implicaciones económicas que estos procesos pudieran tener.

Seguridad y Tecnología Alimentaria

Dentro de este perfil, está incluido además el control de la entrada de productos animales, hortofrutícolas o alimentos elaborados procedentes de terceros países, con el fin de prevenir toxiinfecciones alimentarias y zoonosis, así como todas aquellas actividades profesionales que garanticen la calidad y salubridad de los alimentos.

Ejercicio ilegal de la profesión

Existen muchos puntos de importancia con respecto a las malas prácticas y el ejercicio ilegal de técnicos y/o médicos veterinarios. La principal razón es la vacunación descontrolada y sin evaluación profesional, que puede conllevar serios problemas de salud en el organismo de los animales.

Otro punto importante sucede en países subdesarrollados, donde las farmacias venden medicamentos sin ningún tipo de freno legal ni respeto por la receta médico veterinaria. Esto conlleva a un tráfico de medicamentos de uso veterinario sin ningún tipo de control poniendo en riesgo la salud de los animales y las personas.

Finalmente también por los propios estudiantes de las ramas de la veterinaria que, no habiendo terminado sus estudios, comienzan a ejercer como médicos y/o técnicos.

Las acciones anteriores son controladas minuciosamente en países con políticas de salud y medio ambiente mucho más desarrolladas, no dejando escapar ninguna arista para no comprometer la salud de las personas ni el bienestar y salud de los animales.